lunes, 18 de febrero de 2013

Una percha fuera de lo común...

Pienso que hay algo de niño que nunca deberiamos perder, y es la capacidad para asombrarse. Yo...no sé si será porque tengo algún síndrome de Peter  Pan o algo así pero no dejo de sorprenderme jamás. Donde yo si que no me sorprendo es en una tienda de muebles. Nada como entrar a una casa donde te asombre hasta un insignificante detalle como una percha...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada